tr?id=708819069283447&ev=PageView&noscript=1

Sales de Epsom

Las sales de Epsom, conocidas científicamente como sulfato de magnesio hidratado, son un remedio muy antiguo y eficaz. El magnesio es un elemento que adquiere un papel muy importante en la síntesis de proteínas que el cuerpo humano necesita, sobre todo las que se localizan en las articulaciones y en el sistema nervioso.

Originalmente, estas sales eran extraídas de un manantial cercano a Epsom en Inglaterra, motivo por el cual reciben su nombre. El agua de este manantial es salada y amarga y fue allí donde se logró destilar por primera vez estas sales.

El sulfato de magnesio contiene azufre, oxígeno y magnesio. Las sales se presentan en forma de cristales incoloros, con aspecto similar a la sal común.

Tener niveles adecuados de magnesio favorece una buena salud en general. De hecho, uno de los problemas médicos más comunes es el déficit de magnesio o hipomagnesemia.

 

La hipomagnesemia puede ser el resultado de abusar del alcohol, desnutrición, diarrea severa o niveles elevados de calcio, teniendo como consecuencia enfermedades cardíacas, fatiga crónica, trastornos digestivos, osteoporosis, entre otros.

Unos buenos niveles de magnesio en el organismo permite que se sinteticen de forma correcta más de 300 enzimas fundamentales que están detrás de las funciones orgánicas y un buen control muscular.

El magnesio no es fácilmente absorbido a través del estómago, pero sí a través de la piel, por lo que es ideal para ser utilizado en baños de inmersión con sales de Epsom. El uso de estas sales tiene beneficios para la salud como:

  • Protección del tejido cerebral
  • Fortalecimiento de las proteínas en las articulaciones
  • Fortalecimiento de las paredes del tracto digestivo
  • Desintoxicación del organismo del efecto de medicinas, metales pesados y contaminantes ambientales
  • Mejora de la circulación sanguínea y salud del corazón
  • Prevención del endurecimiento arterial y de coágulos sanguíneos
  • Disminución de la presión arterial
  • Reducción de dolores musculares y calambres
  • Mejora del funcionamiento nervioso gracias a la regulación de electrolitos
  • El magnesio ayuda mantener niveles adecuados de calcio en el organismo y la absorción de nutrientes
  • Prevención de migrañas
  • Mejora del estado de ánimo por la producción de serotonina que los sulfatos y el magnesio generan
  • Alivio del estrés, ansiedad y fatiga

Llena tu bañera con agua y agrega 2 tazas de sales de Epsom, reposa 15 minutos, 2 a 3 veces por semana!

Riesgos para la salud:

Aunque se trate de un producto natural, estas sales no están exentas de riesgos para la salud.

Consumir sales de Epsom debe hacerse bajo supervisión de un profesional de la salud, dado que un consumo abusivo puede hacer que se eleven los niveles de magnesio en la sangre, más de lo recomendable, lo que puede producir hipermagnesemia. Como síntomas asociados a esta condición están diarreas, dolor abdominal, náuseas y calambres.

© 2021 Clínica de Implantes dentales | Prótesis dentales en Chile